Actualizado el 31 de marzo de 2017

Mr. Paco Lucas

Por: . 29|3|2017

Todo para él es suma. Sin embargo, se muestra renuente a pactar si con ello arriesga lo alcanzado hasta hoy. Su visión consecuente se ha prodigado con el tiempo. Somos muchos los que tenemos que agradecerle a Mr. Paco Lucas una persistencia a prueba de balas y ese pulso a favor de un arte poco favorecido.

Para Francisquito

En la bulliciosa avenida Zaragoza, en pleno centro de Querétaro, pasa inadvertida una casa cuya fachada muestra un gran signo solar. Vehículos y transeúntes no sospechan que tras esas paredes buscan materialización algunas de las experiencias más destacadas del México actual. Allí vive y trabaja Mr. Paco Lucas (1957), que a veces firma también como Francisco González, melómano selectivo, licenciado en sociología y emprendedor de cuanto sueña. Ya sea como realizador radiofónico, gestor cultural o productor discográfico, lleva casi tres décadas  proponiendo opciones que se apartan de los marcos convencionales.

Interesado en el ángulo experimental del rock, nada mayoritario que digamos, se entusiasmó desde temprano con las posibilidades del medio radial, fundando su programa “La Otra Página: Rock en Oposición”, en Radio Universidad Autónoma de Querétaro. Cumpliendo ya 28 años en antena, algo de la visión sociológica de su autor se desliza en cada emisión de los miércoles a la noche. Se alternan discos e información, humor cuestionador y recurrencias al albur, apoyados en la conducción coloquial. El espacio ha generado una audiencia que si no es ciertamente masiva, tampoco resulta despreciable, y que asume todos o buena parte de los códigos que se presentan.

También hay que señalar la relectura que Paco hace del término “rock en oposición”. Sin limitarlo a su concepto inicial (movimiento europeo que a fines de los años 70 encabezó la banda británica Henry Cow y cuyas ramificaciones se extienden hasta hoy), se abre a cierto rock y otros géneros distanciados de las modas, y que se enfrentan al adocenamiento y la fórmula facilista. En sus emisiones se escucha material pasado y reciente de The Muffins, Frank Zappa, Magma, Pere Ubu, el Capitán Beefheart, Media Banda, Albert Marcoeur, The Residents, Nazca, Henry Threadgill, Kalahari Surfers, Debile Menthol, M. F. Coté, Elmer Ferrer, Hermeto Pascoal, King Crimson, Faust, la escuela de Canterbury y (por supuesto) todos los implicados en la “oposición” original y sus descendencias, de Univers Zero y Stormy Six a Volapuk y Thinking Plague. Además se ha involucrado en proyectos diferentes como Zigzag y la serie “Hombres de maíz”, con otro corte, pero siempre desde una óptica investigativa.

La (anunciada y luego frustrada) participación de los ingleses Fred Frith y Chris Cutler en el Festival Internacional de Música Electroacústica “Primavera en Varadero” (1994) fue el pretexto para que Paco y un grupo de amigos enfilaran hacia Cuba. Esto le permitió tomar contacto con una escena sonora que desconocía. Visitas posteriores a La Habana lo acercaron al quehacer de distintos grupos; y mientras se fraguaban nexos humanos, germinó también la idea de una disquera para promover esos y otros trabajos. Todo se concretó un año más tarde en Luna Negra, discográfica en la que compartió funciones —hasta 2010— con Juan José Salas, avezado entusiasta del rock sinfónico, tras lo cual Paco quedó como responsable único del sello.

La labor de Luna Negra fue vital para promover lo que estaban haciendo en Cuba grupos que no contaban con mecanismos para darse a conocer más allá de los círculos de amigos. Incluso, su debut fue con el recopilatorio Variaciones en la cuerda (1995), que reunió piezas de Música d´ Repuesto, Sebastián El Toro, Perfume de Mujer y Naranja Mecánica. Siguieron fonogramas de Perfume de Mujer (Variaciones en la cuerda 2 & 3, 1996; Pollos de granja, 1998, El monólogo de él caracol, 2000), Música d´ Repuesto (av abuC, 1998) y Naranja Mecánica (1993-1995, 2001). Solo así accedieron al circuito internacional de distribución pero, lamentablemente, en Cuba nunca hallaron salida.

El diapasón de la disquera ha seguido aumentando en los años siguientes y si bien el énfasis apunta hacia el jazz y el rock de vanguardia, también tienen cabida el funk, el metal, el hard rock y las músicas electroacústica y de cámara. Junto a exponentes de su país (Oxomaxoma, Iconoclasta, Mustang, Adrián Zárate, Sweet Fingers, Mantis Atea, Juan Alzate, José Luis Fernández Ledesma, Delta Red, La Mansión, Saena, 1870, Trío Mavros) aparecen nombres de Chile (Jorge Campos), España (Psicotropia, Andrés Olaegui Trío, Altair, Unoma, Bijou, Amarok), Estados Unidos (Distinguished Panel of Experts) y Argentina (Retsam Suriv).

En la mayoría de los discos Paco asume variadas tareas, que pueden ser desde la grabación, mezclas y el acabado digital (realizadas en su estudio de La Casa del Sol Sonriente), hasta la compilación del material y las producciones artística y ejecutiva. Esto le permite un conocimiento más directo de todo el proceso, que unido a su rol como difusor, completan un círculo. Pero en algún momento sintió que se necesitaba otra manera adicional, más abarcadora de llevar al público esas manifestaciones artísticas. Apostó entonces por una plataforma en la que los creadores presentaran directamente sus obras a una audiencia, y de ahí derivó el concepto del FestivAlterNativo.

Aunque ya había organizado antes un concierto masivo (Rol de Bandas, a inicios de los años 90) y coordinado la gira mexicana de Perfume de Mujer en 1996, el nuevo evento adquirió otra dimensión. De amplia convocatoria y con carácter gratuito, se celebra (con puntualidad, pero no sin escollos) cada agosto desde 2005. Por supuesto, la mayoría de las bandas y solistas en activo del catálogo de Luna Negra han pasado por el escenario, junto a otras de México (Druk, Lluvia de Palos, Cabezas de Cera, Acasia, La Perra, Orbis Tertius, Ensamble Microrrítmia, La Función de Repulsa, Piraña, Arteria, el dúo de Alex Otaola e Iraida Noriega, Filulas Juz, Hala Ken Orchestra, Luz de Riada), Estados Unidos (Moraine, Corima), Perú (Flor de Loto, Eter-K), Francia (Pascal Gutman), Chile (Homínido, Fulano, La Desooorden, Crisálida), Gran Bretaña (Chris Cutler), Noruega (Krachmacher), España (October Equus) y el cubano Pedro Pablo Pedroso. Jazz, fusión y músicas progresivas se dan la mano con electrónica e improvisaciones. Apoyado por instituciones locales y un puñado de amigos (Felipe Muñoz, Julio Sandoval, Roberto Petriciolet, el mismo Juanjo Salas), Paco ha echado a andar un foro de presentaciones, cuyo alcance interno y foráneo resiste los embates de la burocracia y la desidia.

Casa grabadora y distribuidora, programa difusor y evento promocional le mantienen ocupado. No obstante es un sobreviviente que, en circunstancias no muy holgadas, organiza por igual un muestrario de cubiertas de vinilos de rock y se esmera desde la consola en festivales de jazz; prepara registros de boleristas y trovadores, ejerce la defensa de los estilos que le apasionan e impulsa los intercambios de orden cultural (como los que realiza en otro contexto, por ejemplo, Eduardo Hernández, desde Guadalajara, a quien habrá que hacerle un monumento alguna vez). Todo para él es suma. Sin embargo, se muestra renuente a pactar si con ello arriesga lo alcanzado hasta hoy. Su visión consecuente se ha prodigado con el tiempo. Somos muchos los que tenemos que agradecerle a Mr. Paco Lucas una persistencia a prueba de balas y ese pulso a favor de un arte poco favorecido.

Categoría: La Cuerda Floja | Tags: | | | |

Director: Fidel Díaz Castro

Diseño web: Héctor Otero

Relaciones públicas: Racso Morejón

Redacción digital: Editor: Racso Morejón y Darío Alejandro Escobar

webmaster: Racso Morejón

Desarrollador web: Escael Marrero

El Caimán Barbudo © Todos los derechos reservados